Cómo proceder ante la negativa a pagar de una aseguradora

Si tienes un accidente y pides una indemnización a la compañía de seguros, es posible que la Aseguradora empiece negándose a cubrir el gasto (total o parcial) y no cumpla con lo que piensas es su obligación. Antes de tomar ninguna medida, es importante que te vuelvas a leer bien el escrito de la póliza de seguros para que entiendas bien cuáles son las obligaciones de la compañía de seguros y el motivo que te está dando la compañía para no hacer frente al pago total o parcial del siniestro. Deberás ver si los motivos que aduce la compañía de seguros para no pagar están recogidos en la póliza. Si lo están, deberás evaluar si la compañía de seguros tiene razón o no. Si los motivos no están recogidos en la póliza o la compañía no tiene razón en los motivos que aduce para no pagar, mira si lo que reclamas figura expresamente recogido en la póliza y si no hay una letra pequeña que pueda contradecir lo que lees. Una vez hecha esta primera evaluación, y si piensas que tienes razón, quédate tranquilo porque tendrás derecho a reclamar a la compañía para que cumpla con su parte y lo que tiene estipulado por la vía legal. Pero antes de acudir a la vía legal, es conveniente que agotes otras vías para intentar que la compañía de seguros se haga cargo sin tener que recurrir a una demanda judicial. Los aspectos a tener en cuenta son los siguientes:

  • Si la compañía de seguros empieza dándote un NO, que eso no te detenga para reclamar. En muchas ocasiones, al principio, las empresas aseguradoras rechazan las primeras reclamaciones que les llegan. Las empresas aseguradoras saben que muchas personas no van a discutir con ellas y que si empiezan dando un NO, van a ahorrase una buena cantidad de dinero porque muchos asegurados van a asumir ese no como definitivo. Las estadísticas señalan que cuando esto ocurre, y el asegurado tiene razón, aquellos asegurados que continúan protestando e insistiendo suelen llegar a un acuerdo.
  • Pide a la aseguradora que te responda por escrito. Cuando las compañías de seguros niegan una reclamación deben comunicárselo a su cliente por escrito. De no ser así, estarían incurriendo en una práctica ilegal. Por ello, y si la compañía de seguros te dice que no cubre un determinado accidente o gasto que crees que debería cubrir, solicita a la compañía que te ponga esta negativa por escrito. De esta manera contarás con una prueba fehaciente con su correspondiente explicación de porque no quieren pagarte. Esto te será de utilidad si vas a acudir a un abogado para que te ayude en la reclamación.
  • Respalda la reclamación con una investigación propia. Si la Aseguradora quiere pagar menos de lo que cuesta la reparación, averigua cuanto costaría el arreglo de la moto en otro lugar. Esto te ayudará a tener diferentes presupuestos que te ayudarán en el momento de reclamar, especialmente si lo que te ofrece la compañía no se corresponde con el daño.
  • Pide ayuda a tu agente de seguros. En caso de conflicto entre la compañía y tú, tu agente de seguros, es decir, la persona que te vendió la póliza del seguro de moto, debería ayudarte a solucionar el conflicto y proteger tus intereses. Tendrás 30 días para resolver el problema. De no ser así, comunícate directamente con la empresa aseguradora. Después de cada llamada, envía una carta si no obtienes respuestas y guarda una copia de la carta como comprobante.
  • Envía escritos a la compañía de seguros para quejarte. Si no obtienes respuestas a través de las llamadas, envía escritos solicitando la reclamación. Empieza enviando la carta a una persona en particular y luego a su superior. Incluye en el escrito los datos importantes como el número de póliza, los documentos importantes y una descripción breve del problema. Pide que la compañía responda por escrito como máximo en 3 semanas y guarda las copias de toda la correspondencia. Es importante que envíes las cartas por correo certificado para dejar constancia de todos los pasos que has tomado.
  • Consulta con un experto. Si no obtienes una respuesta favorable, puedes recurrir a un experto en seguros, a algún ente de control de las compañías de seguros, a alguna oficina estatal que pueda mediar en la disputa o un abogado especialista en este tipo de reclamaciones. Cuando hables con estas personas, explícales la situación y mira a ver qué es lo que te recomienda que hagas.
  • Preséntate en persona en la aseguradora. Si no consigues obtener una respuesta de la compañía de seguros, intenta presentarte en la compañía de seguros buscando una respuesta y una solución. Seguramente tendrás más posibilidades de ser atendido en persona que ser atendido telefónicamente. .